Sunday, November 25, 2012

Domini Nostri Iesu Christi Universorum Regis



Que viva mi Cristo, que viva mi Rey
Que impere doquiera triunfante su ley
Que impere doquiera triunfante su ley
Viva Cristo Rey! Viva Cristo Rey!

Mexicanos un Padre tenemos
Que nos de la patria la unión
A ese Padre gozosos cantemos,
Empuñando con fe su pendón

El formó con su voz hacedora
cuanto existe debajo del sol
De la inercia y la nada incolora
formó luz en candente arrebol

Nuestra Patria, la Patria querida,
que arrulló nuestra cuna al nacer
A Él le debe cuanto es en la vida
sobretodo el que sepa creer

Del Anahuac inculto y sangriento,
en arranque sublime de amor,
formó un pueblo, al calor de su aliento
que lo aclame con fe y con valor

Su realeza proclame doquiera
este pueblo que en el Tepeyac,
tiene enhiesta su blanca bandera,
a sus padres la rica heredad

En vano que cruel enemigo
nuestro Cristo pretende humillar
de este rey llevarán el castigo
los que intenten su nombre ultrajar.





¡Tú reinarás! Este es el grito
que ardiente exhala nuestra fe:
¡Tú reinarás! ¡Oh Rey bendito!
Pues Tú dijiste: "Reinaré."

Reine Jesús por siempre, reine su corazón;
en nuestra patria, en nuestro suelo,
que es de María la nación.
en nuestra patria, en nuestro suelo,
que es de María la nación.

¡Tú reinarás! Dulce esperanza
que al alma llena de placer.
Habrá por fin paz y bonanza,
felicidad habrá doquier.

¡Tú reinarás! Dichosa era,
dichoso pueblo con tal Rey;
será tu cruz nuestra bandera,
Y tu evangelio nuestra ley.

¡Tú reinarás! Toda la vida
trabajaremos con gran fe
en realizar y ver cumplida
la gran promesa: ¡Reinaré!

¡Tú reinarás! Reina ya ahora
en esta casa y población;
Ten compasión del que te implora
y acude a Ti en la aflicción.